Dieciseis novenos

- Actualidad del mundo del cine

Dieciseis novenos
martes, 12 de diciembre de 2017

La gestación de un estilo

Cosas que nunca te dije

Gemma Sanchis
martes, 02 de septiembre de 2008, 14:49

Se suele decir que Isabel Coixet es una cineasta polémica, que no encaja con el estereotipo de director español. Bien pensado -y acostumbrada como está a rodar en inglés, en el extranjero y con actores y actrices extranjeros-, algunos ni siquiera la consideran una directora propiamente española. Su doble condición de publicista y cineasta le ha valido en ocasiones el rechazo de cierta parte de la crítica; resulta evidente que su estilo se basa en gran medida en esa ambivalencia y en el manejo de ambos lenguajes.

 

Lo cierto es que Coixet ha ido desarrollando con los años un sello personal caracterizado no sólo por el lenguaje visual que emplea, si no por la reiteración de temas y la presencia de ciertas constantes u obsesiones particulares. La gestación de este estilo se produjo con Cosas que nunca te dije, su segunda película. El rodaje de su ópera prima, Demasiado viejo para morir joven (1988), fue el momento más traumático de su carrera, tal y como ha reconocido posteriormente la directora catalana. Pero los siete años que transcurrieron hasta que terminó su segundo film fueron determinantes y orientaron su trayectoria, sentando las bases que conforman el estilo de su filmografía posterior.

Las condiciones de producción de Cosas que nunca te dije son muy diferentes a las de la primera película de Coixet, rodada en Barcelona con subvenciones del Ministerio de Cultura, de la Generalitat de Catalunya y de la televisión autonómica TV3. En el segundo caso, la producción figura a cargo de una productora propia, lo que le permite trabajar con gran libertad. Algunos obstáculos llevan a Coixet a traducir el guión al inglés y moverlo por Estados Unidos. Finalmente, la película se rueda en Saint Helens, una pequeña localidad del estado de Oregón, con un reparto de grandes nombres dentro del panorama independiente. Estas condiciones no son, sin embargo, la única explicación al estilo indie del film: de hecho, cuando Coixet empezó a escribir el guión, ya lo ambientó en una pequeña localidad americana. Además, las referencias de la directora han sido siempre muy anglosajonas. Con todo, la cineasta ha asegurado en más de una ocasión que, mientras en España dicen que Cosas que nunca te dije parece una película independiente americana, en Estados Unidos consideran que tiene una clara sensibilidad europea.

En esta película, Coixet establece también la temática que más tarde desarrollará en el resto de sus films. Una declaración de la directora es -aunque muy discutible- suficiente para que entendamos el terreno por el que se mueve: “El cine empieza donde acaba la felicidad, y lo demás son sit-coms de sobremesa”. Y en efecto, los protagonistas de su film son personajes solitarios, desencantados, indecisos, confundidos, ligados a la rutina. El resultado acaba siendo un rompecabezas sobre el amor y la felicidad ambientado en entornos donde la iluminación es baja, tenue, apagada, en consonancia con la temática del film.

 
imprimir  enviar 
Valora el artículo

Comentarios:

Escribe tu comentario

Usuario:

Comentario:

Código:

Captcha:

¿Dónde estoy?
¿Dónde estoy?

Estás leyendo el artículo "La gestación de un estilo" en Dieciseis novenos - Actualidad del mundo del cine

Estás dentro de la categoría Reportajes.

Si te gusta, puedes suscribirte a nuestro sistema de RSS o añadirnos a tus marcadores.

Si te apetece puedes comentar el artículo.
Publicidad
 
© 2017 dieciseis-novenos.com | Buscamos redactores, ¿quieres participar? | Contacto | RSS | Creative Commons | Hemeroteca | powered by SUMMON press